La Medicina Primitiva ante los Estados Patologicos

Les presentamos fragmentos de la obra de Laín Entralgo "Historia Universal de la Medicina" en los cuales se aborda la interpretacion de los estados patológicos por la medicina en su etapa primitiva.

 
 

Carente de medios de investigación, el primitivo se limita a comprobar e interpretar los fenómenos mas aparentes: para el la enfermedad se confunde, pues con sus síntomas. “Siguiendo en su razonamiento una lógica diferente de la nuestra, los curanderos no parecen haber estado en condiciones de establecer objetivamente relaciones entre síntomas, causas probables, remedios determinados y efectos producidos... Para el curandero, apenas parece haber enfermedad, sino enfermos” (Jeanneret).
A decir verdad, durante mucho tiempo, en la civilización occidental, la noción de enfermedad-síntoma ha prevalecido sobre la de enfermedad-síndrome. En las medicinas primitivas el diagnostico es mucho menos clínico que etiologico. Reconocer una enfermedad no es establecer su naturaleza; es sobre todo, descubrir su causa. Esta es la razón de que la nosología sea mucho mas una clasificación de causas que una clasificación de efectos.
A este respecto, la mentalidad medica primitiva establece una distinción previa fundamental entre los males que son consecuencia de una causa natural y los que están relacionados con una intervención sobrenatural.

 

El Pronóstico

El diagnostico y el pronostico están íntimamente relacionados; el descubrimiento del agente causal informa al enfermo y a los que le rodean sobre la solución del mal; mas aun, asegura al terapeuta lo que hay derecho a esperar de su intervención. El hechicero y el sacerdote recurren entonces a la adivinación y se inspiran en presagios. Los presagios se fundan en un buen numero de signos o acontecimientos variados. Derivan en gran parte de la idea de que el microcosmos humano esta en constante relación homotetica, o simplemente analógica, con el macrocosmos; es la ley de sujeción mítica del hombre al universo explica la significación concedida a los fenómenos meteorológicos y astrales.
La adivinación implica, por parte del sacerdote o del hechicero, una toma de contacto directa con el mundo sobrenatural, en virtud de sus aptitudes extralucidas o de sus estrechas relaciones con las divinidades. Las técnicas empleadas por los primitivos para predecir el porvenir son de una diversidad extrema y a menudo muy insospechadas.
El diagnostico, es decir la identificación de la causa, no tiene por único objeto abrir la vía al pronostico: es el preámbulo indispensable para toda tentativa terapéutica.

 

La Terapéutica

Aunque hayamos separado arbitrariamente el diagnostico y la terapéutica, es difícil percibir con claridad cuando termina aquel y comienza esta, ya que intervienen los mismos comportamientos e idénticos accesorios cuando un solo personaje cumple los oficios de adivino y de curandero. No obstante, podemos oponer, aunque aquí todavía bastante esquemáticamente, dos actitudes terapéuticas diferentes: una dirigida a las afecciones naturales y otra que intenta luchar contra los agentes sobrenaturales.
a)El tratamiento de las enfermedades naturales pertenece a la medicina empírica, nacida en transcurso de los tiempos, de comprobaciones ocasionales repetidas y de la conservación en la memoria de ciertos resultados afortunados, fortuitamente obtenidos. Por lo demás el empirismo intuitivo e inteligente ha sido muchas veces origen de numerosisimos descubrimientos terapéuticos. Los medios terapeuticos del medico primitivo comprenden diferentes tecnicas quirurgicas, el empleo de drogas, casi exclusivamente vegetales, y otros procedimientos ya en uso hace mucho tiempo como las sangrías, la hidroterapia, etc.
La cirugía se orienta especialmente hacia la traumatologia. La sutura de heridas es un acto quirúrgico corriente. Todos los primitivos han aprendido muy pronto a tratar con bastante corrección las fracturas y las luxaciones. Si los métodos de reducción son diferentes según las tribus o el operador, el uso de tablillas y la inmobilizacion son practicamente constantes.
Junto a la cirugía elemental, complementándola en numerosisimas ocasiones, la prescripción medicamentosa ocupa un lugar preponderante. La mayor parte de las “drogas” utilizadas por los primitivos son de naturaleza vegetal; algunas contienen asimismo elementos animales (huesos, piel, dientes, cuernos, caparazón, sangre, cola, aleta, etc) o minerales ( hierro, plomo, cal, etc.). Los curanderos poseen con frecuencia conocimientos extensos en herboristeria, ya que siglos de experiencia les han permitido descubrir los propiedades de buen numero de plantas. Es interesante notar que las investigaciones farmacológicas contemporáneas han revelado que algunas de estas drogas vegetales contienen principios activos que poseen un poder terapéutico real.
Cada medico primitivo tiene sus propias recetas, que a menudo mantiene secretas. Segun los casos, estas preparaciones se prescriben bajo formas de tisanas, pociones, instilaciones auriculares o nasales, inhalaciones, gargarismos, lavados, pomadas, cataplasmas, fricciones, etc
b)El tratamiento de las enfermedades sobrenaturales, tal como la practican los primitivos, recurre a procedimientos que aparecen ante el medico moderno como irracionales, fantásticos o, por lo menos, desconcertantes.
Estas terapéuticas se basan en algunos principios principios generales que las hacen menos incomprensibles y cuyo recuerdo no carece de interés. La mayor parte de ellas han tenido su origen, mas o menos directamente, en cierto numero de creencias fundamentales, nacidas muy pronto en el espíritu de los hombres. Muchas de estas concepciones son el resultado de fenómenos sociológicos muy antiguos inspirados por la liturgia, el simbolismo o el esoterismo, comunes a la mayoría de los cultos primitivos y que llamamos ritos.
“Ciertos ritos, mas o menos colectivos, no son simplemente espectaculares, sino que tienen por objeto producir, muy inteligentemente ademas, un efecto de ortopedia mental por heterosugestion”

 

 

 

 

1-Los demonios desempeñaban papel importante en la génesis de las enfermedades. Máscara de demonio de la Enfermedad. Procedente de Ceilán. Museum Fur Volkerkunde, Berlín.
2-Máscara de brujo de madera policromada. Procedente de Dayakos de Borneo. Musees Royaux d´Art et d´Histoire, Bruselas.

 

Fuente Bibliografica: 
"Historia Universal de la Medicina" - Tomo 1 -
Autor:Lain Entralgo -
Editorial: Salvat -
Año: 1971.
ISBN: 84-345-1074-X, obra completa
ISBN: 84-345-1075-8, Tomo I

Fuente de Imagenes:
"Historia Universal de la Medicina" - Tomo 1 - 
Autor:Lain Entralgo - 
Editorial: Salvat - 
Año: 1971. 
ISBN: 84-345-1074-X, obra completa
ISBN: 84-345-1075-8, Tomo I